Turner en Venecia

Turner selfportrait.jpg

Joseph Mallord William Turner (1775 – 1851) es uno de los grandes artistas de la pintura, con una obra extensísima de pinturas, acuarelas y dibujos.

Nos vamos a centrar en sus pinturas de Venecia, una ciudad que le hechizó, realizando un millar de dibujos a lápiz, unas ciento cincuenta acuarelas y decenas de óleos; pero que prácticamente no se conocieron hasta después de su muerte, ya que en su estudio se encontraron diez cuadernos de dibujo y numerosas acuarelas que  no fueron expuestos en vida del pintor.

Turner solamente realizó tres breves viajes a Venecia (1819, 1833 y 1840), por lo que tuvo que documentarse con rápidos dibujos a lápiz y acuarelas sobre los efectos de luz y color sobre el agua; pero que precisamente por esa premura, podemos apreciar la maestría y la fuerza de sus acuarelas sobre Venecia: pincelada rápida y suelta, efectos de luz y color, leve insinuación, como si no estuvieran acabadas y una preciosa atmósfera nebulosa, tras la cual, apenas se vislumbran las formas.

Trabajó ampliamente con el óleo, pero es uno de los fundadores del paisajismo acuarelístico británico y si podemos destacar una cualidad de él es que no intentó reproducir lo que veía, sino que pintó lo que sentía, siendo un precursor del impresionismo.

de joaquincb

Thomas Girtin

La acuarela comenzó a ser reconocida y respetada gracias a artistas como Thomas Girtin, que difundió y revalorizó esta técnica mediante un particular estilo romántico y que va a influir en  grandes artistas como Turner y Constable. Lamentablemente su obra fue breve , ya que nace en Londres en 1775 y muere muy joven, a la edad de 27 años.

En su juventud conoce a Turner, coincidiendo los dos en la casa del doctor  Thomas Munro, médico de Jorge III, gran coleccionista y protector de artistas. Ambos son de la misma edad, tienen el mismo oficio y provienen de orígenes humildes; iniciándose una amistad que continuó al viajar juntos por el país, buscando temas para ilustrar libros de viajes y coloreando con aguadas dibujos de paisajes, aldeas, mansiones o abadías. Los dos se van formando en el dibujo preciso y en la acuarela, el considerado entonces “arte inglés” por excelencia que había empezado a despegar a finales del siglo XVIII.

Posteriormente, Girtin desarrollará un estilo romántico de gran influencia en la pintura inglesa posterior. Sus obras de  madurez son más innovadoras e intensas, con colores fuertes y una sensibilidad especial para captar los ambientes del paisaje inglés.

Si podemos destacar una obra de Girtin es la casa blanca de Chelsea (Tate Gallery; Londres) pintada en 1800, cuando Girtin tenía 25 años. Se trata de una vista del Támesis, donde resalta, dentro de un profundo paisaje de horizonte bajo, una casita blanca y su reflejo en el agua, que es hacia donde se dirige la mirada del espectador. Turner admiró durante toda su vida a su antiguo compañero y la casa blanca de Chelsea fue su acuarela preferida. Cuenta la historia que Turner recordaba a su amigo y que afirmaba: si Tom Girtin estuviese vivo, yo me moriría de hambre; y también existe una anécdota sobre un comerciante que se encontró con el ya célebre Turner y le dijo: maestro, tengo una obra mejor que cualquiera de las suyas. A lo que Turner replicó: entonces es que ha conseguido “la casa blanca de Girtin”.

de joaquincb