Bienvenida

seminario

Bienvenidos al mundo fascinante de la acuarela, considerado el hermano pobre de la pintura, aunque siempre ha formado parte de ésta.

Como dice el pintor Pascual Berniz: la acuarela es cercana y enigmática, que no permite demoras entre la idea y la acción y que siempre se alía con la fuidez del agua y la rápida impronta sin corrección posible. En ella y por ella se siente libertad. Otra cosa es la  actitud previa a su realización: entonces si que inquirimos por todo, a todo buscamos respuesta, contemplamos el mundo, nos habita la razón. Pero cuando la razón se convierte en lenguaje, agua, papel y color, la acción “sin tiempo” que es la acuarela, brota tras una imagen que nunca sabremos si es la preconcebida. He ahí su belleza.

Entraremos en un mundo donde su gran revolución se produjo en el siglo XVIII, con el Romanticismo y que en el siglo siguiente se convertirá en un género con identidad propia y una técnica en la que van a participar grandes artistas: Alberto Durero, Turner, Thomas Girtin, John Constable, Homer o Edgard Hooper.

Por último, una curiosidad: el primer cuadro abstracto en la historia del arte fue pintado a la acuarela, en el año 1.910, por Wassily Kandinsky.